Volver a la rutina

¿Cómo volver a retomar la rutina escolar?

Llegó la vuelta al cole, y con ellos, la rutina diaria. Pero, ¿es buena la rutina para los niños en esta etapa? Según estudios se ha logrado comprobar que a los niños les gusta las rutinas pues les hace sentirse más seguros y tranquilos, y a los papás y mamás también nos ayuda a afrontar el día a día con menos estrés. Son esos momentos cuando decimos: ¡Gracias a Dios existe el colegio!

Ahora, si estás algo desencajada después de pasar las vacaciones junto a tus pequeños y no sabes como comenzar con las rutinas de tus hijos si van al cole, a continuación te dejamos algunos consejos que te van a servir bastante.

Rutinas de la mañana

Sabemos que es duro, pero lo lograrán. La clave para una rutina de la mañana es la constancia, que les ayuda a hacer las cosas de manera más eficiente y automática. Aunque estén medio dormidos, no olvidarán hacer nada.
Si necesitan más ayuda, puedes ingeniartelas y hacer una lista para cada miembro de la familia con todas las cosas que tienen que hacer por la mañana. Por ejemplo, la lista de mis hijos de 8 y 10 años es:

Lo primero en la lista será crear un horario para despertar

Crear una rutina para despertarse temprano

  1. Lavarse la cara y las manos
  2. Desayunar
  3. Recoger plato y vaso del desayuno
  4. Vestirse
  5. Lavarse los dientes
  6. Peinarse
  7. Coger la mochila del cole
  8. Despedirse de los papás

Recuerda: siempre busca la manera de combinar las distintas tareas de forma que funcione para tu familia. Por ejemplo, si sólo tienes un baño, organiza para no coincidir todos a la misma hora. O si tus hijos se suelen manchar desayunando o lavándose los dientes, que vestirse sea lo último que hagan

Es importante levantarse con tiempo suficiente para no correr por la mañana. También ayuda dejarlo preparado todo por la noche, así el tiempo para imprevistos es menor.

Después del colegio

Rutina después del colegio

La rutina de limpieza los hará mejor personas

¡Ojo aquí! Esta parte de la rutina es importante durante el día pues los niños necesitan tiempo para descansar y jugar, pero también para hacer los deberes y asistir a sus actividades extraescolares. No importa con quién pasa el tiempo el niño, si con los padres, abuelos, nanas… A veces muchos padres no tienen la suerte de poder pasar tiempo por las tardes con sus hijos, pero de todas maneras hay que definir la rutina después del colegio.

Por ejemplo:

  1. Hacer los deberes, y así no tiene que pensar más en ellos el resto de la tarde.
  2. Ir a sus actividades extraescolares, los días que tiene, que no son todos.
  3. Ir al parque, los días que no tiene actividades extraescolares.
  4. Tiempo libre para jugar. El resto de la tarde es libre. A veces quedamos con otros amigos con niños para que jueguen y otras veces simplemente juega en casa o en la calle con amigos o sus primos.

No se le deben meter demasiadas actividades a los niños, puesto que esto hará que se estresen y que terminen agotados de más al cabo del día.

Rutinas de la noche

Cenar en familia siempre será una actividad muy complaciente

Rutina nocturna

Por la noche los niños están cansados y los papás y mamás también, así que aquí la rutina es más importante que nunca.

Aquí un ejemplo de como podrías dividir la rutina nocturna:

  1. Baño de los niños.
  2. Preparar la cena y las cosas para mañana.
  3. Cenar todos juntos. A veces por trabajo no estamos todos, pero el resto de los miembros de la familia se sientan a cenar todos juntos.
  4. Lavarse los dientes.
  5. Acostarse.

Lo que si puede resultar un poco confuso es la hora a la que se comienza esta rutina, pues muchas veces no todos llegan a tiempo a la hora para coordinar y comenzar juntos; sin embargo, ve intentando día a día poner una hora en la que todos estén dentro de la casa y así vas afinando la rutina.

Ahora, una rutina super importante -además de la de los peques-, la de los papis. Recuerda que muchos niños no pelean por no hacer las cosas del día siguiente por “flojera”, pero si

  1. Prepara junto con tus niños la ropa para el día siguiente.
  2. Asegúrate de que las mochilas están listas.
  3. Prepara las comidas para los recreos de los niños y para ti para media mañana en el trabajo.
  4. Revisa tu plan de comidas y prepara lo necesario para la comida del día siguiente.
  5. Revisa las tareas realizadas este día y escribe tus tres tareas más importantes para día siguiente.
  6. Conseguir que estas cosas se hagan por la noche antes – cuando no hay prisa por irte – elimina el estrés asociado con las rutinas de la mañana para que puedas comenzar tu día con mayor tranquilidad.

Finalmente, como se logra apreciar, en si nada de esto vendría a ser algo tedicioso para nadie, menos para los peques, siempre y cuando todo se realice con paciencia y amor. Tengamos en cuenta que esta etapa es importante para su caracter y formación, pues le enseñarás que para la vida se debe tener un orden, de lo contrario no estaremos preparados para afrontar problemas.