maternidad

Cuando comienza la maternidad comienza la más hermosa etapa de la vida; sin embargo, sin darnos cuenta, también comienzan los cambios internos que hacemos por amor. Es por eso que una madre no duda en llevar a cabo, en secreto, ciertas acciones para velar y favorecer a sus hijos. Estas acciones tratan de gestos trascendentales, de un valor incalculable, que ella desea otorgar, de corazón, cuando sus hijos no prestan tanta atención.

Es por eso que en este blog te enseñaremos algunas de las cosas que una madre hace por sus hijos en el día a día.

Las madres NUNCA se rinden

Como lo leíste, las madres jamás nos rendimos, no tenemos miedo a nada y a pesar de tener posibilidades de equivocarse, la madre siempre sacará fuerzas y aprenderá de los errores para sacar a sus hijos adelante.

Eso si, aunque suene duro, las madres también pueden sufrir al equivocarse, sentirse derrotadas; no obstante, nada de eso es motivo para que una siempre sepa salir adelante.

Busca oportunidades para sus hijos

Una madre siempre busca oportunidades para sus hijos, no solo para verlos alcanzar el éxito sino para que tengan una vida llena de anécdotas hermosas. Por eso, siempre busca momentos para promover la diversión, la felicidad y las mejores cualidades de sus hijos.

Hacer magia para los hijos

Una madre hace magia con lo que tiene y lo que no. ¿Por qué? porque desea que la vida de sus hijos sea lo más bella posible. Porque hacer magia es una de las mil y un formas que tiene de decir: ”Hijo, te amo con todas mis fuerzas, incondicionalmente”.

Velar el descanso

Una madre vela por el descanso de sus hijos en todo momento. En la salud y en la enfermedad. También en esos viajes en coche, autobús o tren, ella busca mirar a sus hijos a través del retrovisor, aunque sea por un instante, para verlos dormir plácidamente, mientras el sol de la tarde los ilumina.

Anticiparse a los deseos

Una madre siempre sabrá anticiparse a los deseos de los hijos, prevé necesidades y busca hacer que sus hijos tengan lo esencial para poder ser felices. Sencillamente porque anticiparse a las circunstancias, la llena de emoción y expectativa.

¿Recuerdas los cumpleaños que tu mamá preparó con mucho amor para ti y que terminaron con una gran sorpresa que esperabas? Tu mamá ya tenía planeado y preparado todo desde mucho antes.

Orar por los hijos

Siempre, así la madre sea una persona espiritual o no, siempre la madre se pondrá a orar por los hijos, por su vida, por su desarrollo, por su futuro, por sus proyectos, etc, etc y etc.

La madre espera, aunque no quiera

Cuando llega la adolescencia, los hijos, por lo general, no quieren pasar tanto tiempo con sus padres y pueden que rechacen sus abrazos y besos. ”¡Mamá, déjame ya no soy un bebé!” será algo típico que escucharás en esta etapa. Sin embargo, a pesar de esas reacciones, las madres siempre se adaptarán y sabrán como tratar.